Especialistas en Denominaciones de Origen e Indicaciones geográficas

DEL ARREGLO DE LISBOA, EL ACTA DE GINEBRA Y DE OTROS DEMONIOS

Es sabido que el Arreglo de Lisboa, que nació para proponer un registro internacional de las denominaciones de origen,  nunca fue lo que se esperaba ya que desde su nacimiento en 1958 tuvo muchas deficiencias, por ejemplo, establecer el idioma francés como idioma oficial de tramitación, carecer de un mecanismo de solución de controversias y no permitir que organizaciones gubernamentales como el BENELUX ( Bélgica, Holanda y Luxemburgo ) pudieran ser parte contratante en bloque de dicho Arreglo Internacional.
Una muestra de su rotundo fracaso, es que desde su implementación a la fecha, tan solo 29 países del mundo (Albania, Argelia, Bosnia y Herzegovina,Bulgaria, Burkina Faso, Congo, Costa Rica, Cuba, Eslovaquia, España, Francia, Gabón , Georgia, Grecia, Haití, Hungría, Irán, Israel, Italia, Macedonia del Norte, Marruecos, México, Montenegro, Nicaragua, Perú, Portugal, República Checa, República de Modova, República popular democrática de Corea, Rumania, Serbia, Togo, Túnez, Turquía.)lo han ratificado, por lo que era fundamental hacer algo ante la evidente necesidad de conseguir un sistema internacional de protección sólida y eficiente que además, no solo comprendiera a las Denominaciones de Origen sino también a las Indicaciones Geográficas.
De esta manera y sobre este Arreglo, en el año 2015, se diseñó el Acta de Ginebra básicamente implementando:
 
  1. El registro internacional de las Indicaciones Geográficas.
  2.  La adhesión de organizaciones intergubernamentales, (como es el caso hoy en día de la Unión Europea.
  3. Los idiomas español, inglés y francés oficiales de conformidad con la Regla 3 del reglamento del Acta de Ginebra
  4. Implementa un mecanismo de solución de controversias por medio del cual todos los países signatarios deben proteger las Denominaciones de Origen y las Indicaciones Geográficas a través del procedimiento que mejor convenga a sus intereses.
Por su parte, México se adhirió al Arreglo de Lisboa el 21 de febrero de 1964 y dicho Arreglo entró en vigor en México el 25 de septiembre de 1966.
Posteriormente a la modificación realizada a través del Acta de Estocolmo, México se adhirió el 28 de octubre del año 2000 y entró en vigor el 26 de enero de 2001.
Ser hoy en día signatario del Arreglo de Lisboa significa para México que todas sus denominaciones de origen están protegidas en los 29 países contratantes.
Para las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas de México, la adhesión al Acta de Ginebra por la Unión Europea con sus 28 países (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria,  Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal , Reino Unido, República Checa, Rumania, Suecia), sería una extraordinaria noticia porque significaría la protección de éstas en ese territorio.
El problema es que México ha permanecido absolutamente indiferente a la adhesión del Acta de Ginebra, al parecer presionado por los Estados Unidos ya que, al adherirse México, por su parte, tendría que proteger e impedir el acceso a su mercado de productos comunitarios apócrifos provenientes de Estados Unidos, básicamente lácteos.
Si México no se adhiere al acta de Ginebra, la protección que existe de sus Denominaciones de Origen tendrá que seguir siendo pobre y a través del Arreglo de Lisboa, de los cuales solo 7 países con ratificación, pertenecen a la Unión Europea (Bulgaria, Eslovaquia, Francia, República Checa, Hungría, Italia  y Portugal) lo que a todas luces, en mi opinión, es muy poco ambicioso.
Es cierto también que México tiene un Acuerdo con la Unión Europea sobre la protección de denominaciones en el sector de bebidas espirituosas y también sobre Indicaciones Geográficas que garantiza un aceptable nivel de protección, pero no es el máximo nivel de protección salvo para el Tequila que es el primer producto mexicano y único que podrá usar, para ser distinguido, la medalla de protección a su prestigio y calidad otorgada por la Unión Europea al obtener un registro complementario que explico a continuación.
Se adhiera o no México al Arreglo de Lisboa , lo cual esperamos que suceda, de cara a la Unión Europea, las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas mexicanas deben buscar el máximo nivel de protección como lo ha hecho el Tequila optando además y como complemento, por los registros establecidos en  el  REGLAMENTO (CE) N o 110/2008 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 15 de enero de 2008 relativo a la definición, designación, presentación, etiquetado y protección de la Indicaciones Geográficas de bebidas espirituosas o del REGLAMENTO (CE) No 510/2006 DEL CONSEJO de 20 de marzo de 2006 sobre la protección de las Indicaciones Geográficas y de las Denominaciones de Origen de los productos agrícolas y alimenticios.
Para entender el por qué, debemos dejar claro que la protección que otorga el registro por medio del Arreglo de Lisboa o el del Acta de Ginebra, o de los acuerdos con la Comunidad Europea, son solamente para aquel rubro en el que ha adquirido prestigio y fama, es decir, si hablamos de MEZCAL, éste solo se protege en el sector de bebidas espirituosas, pero no contra las evocaciones.
Precisamente por ello y en una jugada de aplauso, el tequila obtuvo recientemente y después de más de 9 años, la máxima protección en la Unión Europea para que la palabra TEQUILA solamente pueda ser empleada con la autorización correspondiente de las autoridades mexicanas cuando cumpla con su norma y para cualquier tipo de producto que pretenda generar una asociación con él, no solamente en el sector de bebidas espirituosas, sino que se extiende a todos los rubros, por ejemplo comida, chocolates, servicios etc.
Como conclusión, podemos señalar que para las Denominaciones de Origen y las Indicaciones Geográficas mexicanas hay mucho que hacer. Es fundamental que México se adhiera al Acta de Ginebra adquiriendo así protección en todos los países signatarios, que podrían ser mas de 70 junto con la Unión Europea, aprovechando además la oportunidad de  poner fin a la presión estadounidense y diversificar su mercado, reduciendo su dependencia, honrando los acuerdos con la Europa Comunitaria y frenando la entrada de los productos alimenticios europeos apócrifos vendidos a México por Estados Unidos.
Finalmente y es lo mas importante, ser ambiciosos en la protección de los productos culturales mexicanos y pugnar por la obtención de la máxima protección a través de los registros de las indicaciones Geográficas  y Denominaciones de Origen de conformidad con los acuerdos 110 y 510 para distinguirse con los sellos de calidad que otorgan la máxima protección en la Europa Comunitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luis Miguel Hernández

Luis Miguel Hernández

Asesor de la Asociación Nacional de Denominaciones de Origen ANDO, CIVC comité interprofessionnel du vin de champagne, INAO, (Institut National de l’origine et de la qualite), del Consejo Regulador del Mezcal, Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla, así como otras instituciones mexicanas relacionadas con el comercio mundial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contacto

Logo Heryas
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

©2022 Hernández & Associés – Todos los derechos reservados